sábado, 8 de diciembre de 2007

AMIGOS DE VERDAD

Eran tan distintos como podían serlo. Uno delgado, morocho, de pocas palabras un hombre de esos que se toman tiempo para pensar, que se mueven como en cámara lenta. El otro, rubio, conversador, espontáneo, siempre risueño, gesticulandoy moviéndose al hablar. Su amistad era de toda la vida...incondicional. Iban a todas partes juntos.
Se complementaban. Uno empezaba una frase...el otro la terminaba. Sus amigos eran en común. Algunos se inclinaban más por uno que por otro, pero los consideraban una unidad. Compartían todo. Muchos pensaron si no serían...pero no, no eran pareja...cuando se separaban por un rato, cada uno tenía su individualidad. Cuando volvían a encontrarse, se convertían en dos piezas de un rompecabezas, que se unían sin fisura alguna. Las mujeres desconfiaban, y no era que no encontraran quienes quisieran salir con ellos pero en el momento de acercarse...comprendían que era imposible vulnerar ese espacio. Una tarde, en una reunión, conocieron una mujer que, cosa rara, los impactó a los dos. Hasta ese momento, como era lógico por sus diferencias de personalidad, los atraían distintos tipos de mujer. Pero esta vez se enamoraron los dos. Completa y profundamente.... Como era su costumbre, se sentaron y lo hablaron. A pesar de que compartían todo, reconocían que este amor, no querían ni debían compartirlo. Que los dos la amaran...no era cosa que pudieran evitar.
Pero la relación...ya era harina de otro costal. Después de mucho razonar, decidieron darle tiempo a la muchacha, para ver hacia cuál de los dos se inclinaba. El otro daría un paso al costado. Después de todo, siempre decidían las mujeres. Y hasta ahora,nunca se habían equivocado.
La que se acercaba a uno de los dos, lo hacía sin dudar.
Pasaba el tiempo...y la mujer de los sueños de ambos, seguía en lo mismo. Con los dos compartían charlas, salidas varias, largas caminatas...y no decidía nada en lo amoroso.
Los amigos se iban poniendo cada día más nerviosos. No entendían a Lorena, que así se llamaba (y a los dos les encantaba el nombre).
Por qué....siendo tan distintos, tenía que elejir con quién se sentía mejor, tarde o temprano. Decidieron enfrentarse con ella, y pedirle una definición. Cuando lo hicieron, Lorena se puso a llorar. Dijo que de alguna forma, los amaba a los dos. Que lo que le faltaba a uno, lo suplía el otro. Que no podía decidirse por uno. Eso era como tener medio hombre. Se miraron...y por primera vez, notaron que en estas cosas...su amistad les iba en contra. Nunca iban a poder ser otra cosa, que dos amigos solterones. Cuando iban a responderle a Lorena, sintieron a la vez, que amistades así, no sobraban. Les iba a costar mucho encontrar mujeres que aceptaran acompañarlos bajo esas reglas...pero sería así...o no sería nada. Miraron a Lorena con el corazón destrozado...y se despidieron de ella con lágrimas en los ojos...
Mujeres había de sobra...pensaron...o al menos eso esperaban.

8 comentarios:

MaraiaBlacke dijo...

Alicia, una belleza tu cuento. El mensaje explicito en el texto -y cifrado en el corazón del hombre (como universalidad)- es uno de esos valores que siempre debería prevalecer, al fin y al cabo, es solo otra forma de demostrar amor.

Alicia M dijo...

Gracias Maraia, siempre tan comprensiva del texto...es que creo sinceramente en la amistad...y realmente una amistad así...no debe destruirse por nada...Un beso...amiga.

Roberto Esmoris Lara dijo...

Es un buen relato sobre las "estrañas parejas". Existen tipos así y justamente porque son así tarde o temprano aparece en sus vidas una Lorena. Son -tal como piensa ella- "medio hombre" cada uno de ellos y no suman el otro medio entre los dos. Esto es opinable, claro, lo que importa es cómo lo contaste, y me pareció muy bueno.
Abrazo,m manita.
Te quiero!

Alicia M dijo...

Gracias manito! Hay muchos medio-hombre, que ni siquiera tienen un amigo. Y las Lorena...también están falladas, si no saben de quién enamorarse...pero opiniones aparte...gracias por la tuya que sabés, me importa mucho. Besos

Roberto Esmoris Lara dijo...

Sería bueno escuchar la opinión de alguna Lorena.
Me refería a esos medio hombres que abundan, los que dicen "una cosa son las minas y otra la amistad", no me cierra- Qué sé yo. Pero como decía, es un tema opinable, y lo que vos "retrataste", con tu habitual maestría.
Besos, manitaquerí

©Claudia Isabel dijo...

Alicia, la amistad es mágica, un sentimiento que es todo dar. El amor de pareja, es amor propio que proyectamos en alguien, es muy distinto a la amistad. Nunca estuve en una situación así, pero entiendo que en general por una mujer u hombre, las amistades se rompen...yo apuesto a la amistad, porque es imposible transitar la vida sin amigos, total, el amor, cuando es real, nada puede detenerlo, no hay obstáculos, nada...Te mando un beso.

Alicia M dijo...

Hola! Claudia Isabel...estoy totalmente de acuerdo con vos...si encuentras un amor que quiere hacerte perder un amigo...patéale el trasero. Como decís, el amor verdadero supera todo...y tiene que ser lo suficientemente noble, como para entender una amistad. Un beso grande y gracias por venir.

mi despertar dijo...

El poder de la amistad.Aplausos muchacha para vos!!!!!!