jueves, 3 de enero de 2008

EL VIOLINISTA

Entonces sucedió, el violinista atravesó la realidad oscura y patética que lo envolvía y malograba su arte. Con su arco, su cuerda y su corazón armónicamente unidos, Bastian logró lo que todos creían imposible: erradicar de una vez para siempre de la comarca de Salstentein, ese lógobre sonido que ya nadie se atrevía a llamar música, y que por una amor no correspondido, como una maldición, se había extendido por mas de tres centurias en su familia. Todo comenzó cuando Basil, luthier de profesión y virtuoso violinista, desairó las pretensiones amorosas de la hija de un rico comerciante de su pueblo, y decidió comprometerse con la hija de un terrateniente de la comarca vecina. Cuenta la leyenda que la niña se entregó sin remedio al llanto y al ayuno, dejándose en su tristeza morir y que –salvo en los momento en que lloraba con un llanto desgarrador, nadie jamás volvió a escuchar su voz. En lo que creyó ser su auxilio -presa sin duda de la mas absoluta desesperación- su madre: Elena de T, mujer de profundas convicciones religiosas, luego de no encontrar consuelo ni solución para su hija en la que era su fe, decidió buscar a Sarima, una vieja de origen morisco, decrepita y sola, que vivía cerca del bosque y cuya fama de hechicera era tan antigua como ella misma. La vida de Sarima estaba sembrada de tanto misterio, como su edad, y procedencia. La Sra. de T había llegado a tener conocimiento de ella por el chismorreo de la servidumbre de su casa, quien recurría a la hechicería amorosa con mucha frecuencia. Su hija ciertamente se moría de amor y por amor ella se decidió a dejar de lado su fe y consultar a la vieja hechicera. Sarima, contaba con cierta fama y credibilidad por algunas efectivas o casuales intervenciones favorables: que cierto hombre quisiera a cierta mujer o que el joven amado no desee estar con ninguna otra muchacha que no fuera quien requeria esos “servicios especiales”, eran su especialidad. La absoluta soledad de Sarima, el misterio que la rodeaba y los “poderes especiales” que se le atribuían hicieron que la gente urdiera las más increíbles historias sobre ella, y las creyesen a rajatabla. Se le adjudicaba el manejo de cuanto maleficio o conjuro existiera sobre la tierra y afirmaban que en su juventud había pactado con el diablo para obtener los favores de un hombre importante. Decían también que durante el plenilunio, en la espesura del bosque, bailaba enloquecida con su cabello suelto alrededor de una inmensa fogata, mientras cantaba en idiomas extraños. Le adjudicaban el manejo a la perfección innumerables conjuros: los de la sal, la sombra, la escoba o de las estrellas, se contaban entre los preferidos y todos ellos eran de carácter amoroso y destinados a la vuelta del renuente objeto de amor. Sarima, ofreció poner en práctica una serie de conjuros destinados a que Basil, cayera rendido a los pies de la infortunada muchacha, mas la Sra. de T, con una ira que le quemaba las entrañas, explico que a estas alturas ella buscaba algo completamente diferente. Ella quería, le explicó, que nadie olvidara por muchos años el sufrimiento de su hija por un amor no correspondido y que como Basil jamás escucho los ruegos de amor de su hija, nadie en esta tierra volviese a deleitarse con su música y su arte. Sarima, le advirtió que lo que ella pedía podía tener consecuencias irreversibles, pero la Sra. De T, le espeto que nada podía ser peor que lo que su hija –y ella misma- estaban viviendo y le sugirió que buscase una forma efectiva de cumplir lo que pedía, o el Tribunal de la Santa Orden, se enteraría de sus “artes”. Sarima, dijo y maldijo, juro y conjuro: Sal salada que del mar fuiste sacada, saca así de esta comarca y mata su arte virtuosa y la música enamorada, que no quede en la calle ni en la plaza y que de ese violín y los siguientes solo suenen notas envenenadas. Cuando años después, la Sra. de T, denunciada por su propia servidumbre, confeso ante el Tribunal de la Santa Orden lo sucedido y llorando pidió clemencia, su hija ya había muerto luego de una terrible agonía y Basil andaba como un bendito sin entender que le había sucedido a su música, a su arte y a su vida. Cuentan que el pobre infeliz vivió sus ultimo años vagando por el bosque, buscando decían, una vieja morisca, decrepita y hechicera que quizás con sus conjuros y maleficios podía ayudarlo a recuperar su arte y la gracia de su música. La comarca de Saltestein, jamás volvió a ser la misma, y con el tiempo nació la leyenda del “lamento del violinista”, por la cual cada generación que sucedió a Basil, solo arrancaba sonidos como llantos a su violín, lamentos como lloriqueo de mujer desconsolada hasta que…

**Pintura de Jose De La Barra, artista Peruano. Más info en http://www.artmajeur.com/delabarra/

16 comentarios:

Alicia M dijo...

Hola Maraia!! Que hermoso tu cuento-leyenda! Estoy ansiosa por conocer el final...Cuando vas a publicarlo?? No es que quiera apurarte...pero me intriga. Hasta pronto querida amiga!

Roberto Esmoris Lara dijo...

quisiera encontrar esa hechicera para volver a la música que he perdido aún sin haber despreciado a la que amo. Pinta como una hermosa historia medieval aunque no píerde actualidad.
Gracias, M, por tu voz nueva.
Roberto

MaraiaBlacke dijo...

Alicia:
HOla! NO te quiero poner triste pero el final es el principio....besos!

Rel: No se que música tenías antes pero no noto -desde mi visón- que te falte música alguna...ah! Cuidado con las hechiceras, son unas descocadas...

Besos a los dos!!

Roberto Esmoris Lara dijo...

No, no he perdido mi unicornio azul, pero sí he encontrado algún camino que otro (nuevo, arbolado y perfumado), justo cuando había empeñado el violín, y me veía imposibilitado de ofrecerle una sonata para cuerdas. No viene al caso, pero si copnoces a alguna brujita por San Martín, explicale...por ahí me mada un talismán.
Gracias, amiga, y perdoname la lata. (¡este es un comment auto-referencial?)
Besos, Roberto

azpeitia dijo...

El violín con forma de mujer enamora al artista, hasta el punto que dificilmente puede querer a otra...su música, su melodía, el tacto sutil de los trastes, el suave deslizar de las cuerdas....ninguna mujer sonaría en sus manos como ese violín....enhorabuena...azpeitia

Roberto Esmoris Lara dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MaraiaBlacke dijo...

HOla Azpeitia!!! Te damos la bienvenida y gracias por tus palabras!!
Te cuento que comparto la analogía y creo que no sería excesivo aplicarla a ambos sexos puesto que la cadencia en la música dependerá -siempre- de su interprete, quizás el viento nos lleva luego por otros caminos, pero el recuerdo y esa armonía de sonidos, será única.
Saludos!

J. L. Maldonado dijo...

Maraia...hasta qué cosa, suelta ese principio del cuento... Lo que es capaz de hacer el amor, pobre violinista. Algo similar me pasó a mí con la guitarra clásica, pero sin tanta hechizería, sólo a punta de realidad...
Ya he leído textos de REL en mi programa, ahora como que te toca a vos...
Gracias por tus comentarios en TOCAME y CIMARRON.

MaraiaBlacke dijo...

J.L.Maldonado:
Pobre Violinista !!! Es verdad...me alegro que tu experiencia con la guitarra clasica haya sido sin hechiceria...eso debe hacer seguramente que suene mágica...
Muchas Gracias por tu paso por este sitio y tus palabras tan amables...
Hacen un bello programa con Linsabel y te agradezco tu gentileza inesperada...la verdad que no se que decirte..., desde ya sería un honor.
Nos seguimos viendo ...

Azazel dijo...

Maravilloso y sorprendente... Pocos en el Mundo Blog os harán sombra...

Un hechizante saludo!

MentesSueltas dijo...

Siempre el sonido del vilin, me impresionò. Ademas el llanto de una mujer me resulta muy misterioso. Estas dos cosas y la bella forma, hacen un cuento hermoso.
Gracias por la invitación, lo disfrute.

MentesSueltas

MaraiaBlacke dijo...

AZAZEL: BIenvenido! Muchas gracias por tus palabras. espero que vuelvas.

Saludos!


MENTES: Muchas gracias por venir hasta aqui. Muchas gracias por tus palabras. Comparto tu apreciacion, el llanto de una mujer es un gran misterio.

Te dejo un abrazo!

T S dijo...

hola hola, amigos unidos es una de las cosas que mas disfruto!!! me siento en casa... Lindo el texto...PRECIOSO...
un beso especial

T S dijo...

hola Maraia, como estas?
pase aqui para saludarte, y decirte que te espera en mi blog una sorpresa, esta intitulado como PREMIO Bloggerdeldia, espero que te guste, te lo mereces porque eres una persona maravillosa, y porque eres mi madrina...
hasta luego, nos vemos
t.s

jose maria dijo...

hola pase por tu blog y me gusto si te gusta como pareece la litearatura pasa por el mio y contame que te parece hasta pronto

Anónimo dijo...

Just want to say what a great blog you got here!
I've been around for quite a lot of time, but finally decided to show my appreciation of your work!

Thumbs up, and keep it going!

Cheers
Christian, iwspo.net